¿Qué es bueno para bajar el colesterol rápido?

En algún momento habrás escuchado hablar del colesterol malo, niveles de colesterol elevados o bien, has padecido alguna enfermedad como consecuencia de ello. Los síntomas generados provocan múltiples sensaciones desagradables ya que se ocasionan mareos, morados, malestar corporal etc. Este tipo de padecimiento puede genera que se tamponen las arterias y con ello miles de problemas metabólicos, hormonales, digestivos y nerviosos.

En este articulo a continuación se hablará un poco de qué es el colesterol, el porqué se le llama bueno o malo, las complicaciones que se podría tener y bien, de los distintos alimentos que al consumir pueden disminuir el colesterol en sangre de manera rápida y eficaz si se siguen las pautas correspondientes.

¿Qué es el colesterol en sí, cómo se transporta y donde se procesa?

Químicamente es un esteroide por lo tanto es un lípido (soluble en grasa e insoluble en agua), y a su vez conocido como una sustancia cristalina. Esta sustancia se puede encontrar de manera natural en el cuerpo, debido a que este participa en los distintos procesos del organismo: metabólicos, nerviosos, digestivos y hormonales.

Naturalmente en el cuerpo lo podemos encontrar en el cerebro, hígado, nervios, sangre y bilis. Cuando se trata de reducir los niveles de esta sustancia se previene el consumo todo alimento de origen animal por su alto contenido de colesterol.  La mayoría se produce o  procesa en el hígado un 80% aproximadamente, mientras que el resto se ingiere a través de la dieta, pero si se sobrepasa la ingesta de esta sustancia, la misma en sangre puede combinarse con otras sustancias y pegarse a las arterias, en consecuencia ocurre el estrechamiento o bloqueo de las mismas.

El modo de transporte del colesterol en el cuerpo se efectúa desde el hígado hasta las distintas células que lo requieren a través de unas proteínas denominadas lipoproteínas.  Otras de estas proteínas  transportan el exceso de colesterol encontrado en el torrente sanguíneo y lo devuelven al hígado.

¿A qué se le denomina colesterol malo y colesterol bueno?

Como ya se había comentado el colesterol se traslada desde el hígado a otras partes del cuerpo y en contraste cuando ocurre un exceso del mismo en sangre es trasladado al hígado, todo este proceso se realiza a través de lipoproteínas las cuales son:

HDL: denominada como colesterol bueno, pues estas recolectan todo el colesterol en exceso y lo devuelven al hígado donde es procesado, de esta manera se previenen los taponamientos arteriales.

LDL: llamada comúnmente como colesterol malo, esto se debe a que son las responsables de transportar el colesterol a las distintas partes del cuerpo donde se necesita, sin embargo al acumularse el colesterol ocurre los problemas como antes se ha mencionado.

De esta manera cuando se consigue un elevado contenido de proteínas HDL, menor es la probabilidad de sufrir patologías cardiovasculares.

¿Cómo saber que alimentos me permiten reducir los niveles de colesterol?

Anteriormente se había hablado  que aquellos alimentos de origen animal son los que posee más contenido de colesterol, en consecuencia estos son los alimentos que menos se deben consumir si se desea bajar las concentraciones de esta sustancia en sangre. Aquellos que ayudan a reducir los niveles de colesterol se nombran a continuación:

  • Fibras vegetales, es algo fundamental, pues la fibra se une a las grasas y las elimina a través de las heces. La podemos encontrar en productos como:
  • La avena: contiene en su composición grasas insaturadas como el acido graso linoleico, fibra, avenasterol y lectina. Estos últimos son importantes pues disminuyen la absorción del colesterol por parte del intestino.

  • La cebada: al igual que la avena posee fibra de tipo soluble como los betaglucanos, estos son eficaces para reducir los niveles de proteínas LDL o colesterol malo. También contiene tocotrienol es una forma de vitamina E que se encuentra en la avena, cebada y el arroz, posee además un potente efecto antioxidante.
  • Legumbres: estas poseen fotoquímicos que pueden reducir la cantidad de colesterol en exceso y en consecuencia la eliminación de las capas séricas que generan las enfermedades cardiovasculares. Contienen lectinas, estas favorecen el transporte del colesterol hasta el hígado, eliminándolo así del torrente sanguíneo.

De igual forma como fibra vegetal se puede consumir, glucomanano, goma, guar, arroz, entre otros.

  • Frutos, estos como fibras de origen vegetal también son reductoras de colesterol por lo que el consumo de berenjena, manzanas, uvas, fresas y cítricos en general poseen un efecto hipercolesterolmiante, en consecuencia limita y retrasa la absorción del colesterol intestinal lo que favorece la mezcla con los ácidos biliares y la eliminación de esta por las heces.

Los frutos secos, principalmente las nueces contienen acido linoleico que por procesos metabólicos del organismo es convertido a omega-3.

  • Los aceites vegetales, estos al ser aceites insaturados favorecen el transporte de sustancias por medio el torrente sanguíneo. El que más destaca entre estos grupos es el aceite de oliva es rico en acido oleico, vitamina E y fitoesteroles; compuestos conocidos como cardioprotectores. El aceite de soja también aporta de manera significativa ácidos linoleico y oleico, lectina y isoflavonas lo que contribuye de igual forma a reducir los niveles de colesterol en sangre.
  • Por último y no menos importante el consumo de pescados denominados azules como el salmón, sardinas y atún ricos en vitamina A y E. Vitaminas necesarias para metabolizar grasas y por ende proteger al hígado de los depósitos grasos.  Por su composición ayudan además a aumentar la vasodilatación arterial, reducir el riesgo de trombosis y tensión arterial.

Es recomendable que si se quiere mejoras en el tratamiento, se debe realizar un menú dietético en el cual contenga componentes mencionados anteriormente según las porciones que se requieran, para ello podría consultar con un nutricionista. De igual manera se debe reducir el consumo de café, golosinas, cigarro, entre otros… Una rutina ejercitante al igual que una buena dosis de agua no estaría mal en acompañamiento, pues tener una mente sana es proporcional a tener un cuerpo sano y viceversa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *